Desde mensalud psicología abordamos múltiples  trastornos psicológicos.
La perspectiva terapéutica utilizada es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Este es el tipo de terapia más exitosa en la psicología clínica y de la salud, y es el tratamiento psicológico de referencia en la mayor parte de los trastornos psicológicos actuales.

Infantiles Adultos
Infanto Juvenil Trastornos de Ansiedad
Trastornos de Ansiedad – Miedo Trastornos del estado del ánimo (depresión)
Timidez, problemas de relación Psicologia de las adicciones y alcoholismo
mentiras Terapia de pareja
Transtorno de atención con o sin hiperactividad Trastornos obsesivo compulsivos, obsesiones y celotipias
Problemas de conducta y autocontrol Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia, bulímia, obesidad
Terapia Familiar Abandono del hábito de fumar tabaco
Trastornos por estrés y estrés postraumático
Ruptura sentimental
Toma de decisiones y orientación a la vida
Tratamiento de problemas mentales crónicos (esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno de la personalidad)

Del mismo modo se utiliza como afrontamiento clínico la visión que aporta la moderna Terapia de Aceptación y Compromiso, una terapia más arraigada en los valores personales del individuo que pretende ya no solo mejorar la vida del cliente sino buscar un sentido a la vida más allá del propio problema o trastorno presente.

El proceso  terapéutico  consta fundamentalmente de 3 fases:

Fase 1 – Evaluación del problema

Consiste en valorar la magnitud de la conducta problemática o trastorno psicológico por medio de una entrevista clínica. En este punto la sinceridad es fundamental para que el terapeuta entienda como funciona el problema en la vida del cliente. En este momento pueden aplicarse cuestionarios o tests para  afinar en el diagnóstico de los posibles trastornos psicológicos.

Fase 2 – Intervención del problema

Buda
En esta fase el psicólogo instruye al cliente en las técnicas o procedimientos que puedan ayudar a mejorar o resolver su problema. En este caso es fundamental que el cliente aplique en su vida cotidiana las pautas establecidas Generalmente en esta fase suelen darse una sesión de tratamiento a la semana durante varias semanas, hasta conseguir el efecto terapéutico buscado.

Fase 3 – Seguimiento

Una vez se han conseguido los objetivos  terapéuticos  iniciales las consultas se espacian a varias semanas o meses para comprobar si los objetivos alcanzados se mantienen. Finalmente se da el alta terapéutica.